Viticultura

En VIK la viticultura de precisión es fundamental, por esta razón contamos con tecnología de punta que nos ayuda a lograr nuestra premisa de mantener una plantación en alta densidad, es decir, 7518 plantas por hectárea (1,33m*1m) a los pies de los cerros y 8333 plantas por hectáreas en las laderas. Y ahora 10.000 plantas / ha en nuestras ultimas plantaciones de 2012.

La plantación y elección de las cepas se estableció luego de minuciosos estudios de suelos en donde se realizaron un promedio de 4 calicatas por hectáreas, estudios meteorológicos y exposición de los valles, lo que permitió hacer una elección única de las cepas, portainjerto y suelo para cada sector del predio.

Las variedades elegidas, Cabernet Sauvignon, Carménère, Syrah, Cabernet Franc y Merlot fueron plantadas a lo largo de los distintos valles del campo buscando siempre la armonía entre el equilibrio hídrico, el clima, la tierra y el portainjerto.
 

Esta elección de las cepas y portainjerto contó con la asesoría de Jean Pierre Mercier de Univiveros.

Asimismo, en VIK existe una constante preocupación por mantener los adecuados manejos en cada parcela. Es así que comenzamos con una poda en guyot, un desbrote al final de septiembre para elegir los mejores brotes, un raleo a inicios de diciembre para seleccionar los mejores racimos y un túnel de ventilación (deshoje) para dar más luz y ventilación a la uva y así mejorar la madurez.

También contamos con un sistema de riego cuya finalidad es controlar la condición hídrica y formación de cada planta, para lo cual se optimizaron los recursos hídricos, energéticos, el potencial manejo de riego y fertigación de cada sitio específico. Las decisiones de riego se basan según las mediciones de hebapo-transpiración de cada planta y de la experiencia humana basada en los resultados de los estudios de calicatas que nos permiten visualizar la humedad del suelo.